Toldos enrollables y sus características

toldos-enrrollables

Una opción para brindar protección contras las inclemencias del tiempo, dar intimidad a los espacios o regular el ingreso de la luz o el aire es instalar un toldo en el lugar que buscamos proteger, ya sea en el jardín, en una ventana, un balcón o en el negocio, los toldos son la mejor solución para conseguirlo.

Otra ventaja de los toldos es que se pueden adaptar prácticamente a cualquier lugar y se fabrican con materiales y colores que vayan con el estilo de la arquitectura del sitio, por lo que también terminan convirtiéndose en elementos decorativos.

Al momento de elegir un toldo se deben considerar distintos elementos, los cuales ayudarán a determinar cuál es la mejor opción tanto en el tipo de material, color, estilo y forma. Por ejemplo los materiales más livianos son excelentes sistemas plegables, pero no son los más indicados para lugares donde suele llover mucho ya que pueden dañarse, para estos ambientes es mejor utilizar modelos más resistentes.

Existe una amplia variedad para elegir la mejor protección como: marquesinas, toldo vertical, de balcón, capota, recto, tradicional o enrollables, en esta ocasión ahondaremos más sobre éstos últimos para que conozcas sus ventajas y usos.

Los  toldos enrollables o retráctiles son una excelente opción para colocarse en sitios que no tienen mucho espacio o en los que se desea conservar la posibilidad de decidir cuándo colocarlo o elegir guardarlo.

Por ejemplo en los jardines o terrazas, si se trata de un día muy caluroso el toldo se puede abrir para dar sombra, pero si está nublado se puede dejar enrollado y disfrutar del día. Su estructura permite crear ambientes sin tener que restar espacio al lugar.

Una característica de los toldos enrollables es que se pueden hacer para que funcionen de manera automática o manual. Como su nombre lo indica la forma manual para enrollarlo será con un mecanismo que requiere la fuerza de una persona para hacerlo, aunque es fácil de usar sí se necesita que alguien lo haga con las precauciones y fuerza necesarias para evitar dañar la estructura.

En cambio, los automáticos son toldos eléctricos que se pueden colocar y quitar de manera muy sencilla, basta con pulsar un botón y el mecanismo hará todo el trabajo, cualquier persona podrá realizarlo de manera fácil y segura.

A los toldos eléctricos se les puede instalar sistemas que lo hagan automáticos, de esta manera se programan para que se enrollen a una determinada hora, o incluso si se detecta que hay una lluvia o viento fuerte.

En Toldos podemos ayudarte a elegir el que mejor se adapte a tus necesidades y puedas disfrutar de los espacios al aire libre. Llámanos para solicitar una cotización ahora mismo.

Toldos.com.mx

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *