Techos de policarbonato: una opción para el frío y el calor

techo policarbonato frio calor

El policarbonato es uno de los mejores materiales cuando lo que se busca es mantener la temperatura templada y un alto índice de transmisión luminosa en cualquier espacio. Ambos efectos hacen de él un excelente material para ahorrar energía en edificios o locales comerciales.

Sin embargo, es importante aclarar que la regulación de temperatura se consigue siempre y cuando se dé al policarbonato un tratamiento adecuado, es decir, teniendo las precauciones necesarias en cuanto a la instalación y selección de las placas. A nivel de funcionamiento, los techos de este material adquieren estas cualidades debido a que las placas, integradas por varios canales, albergan una cámara de aire en el interior, misma que eleva el potencial aislante respecto a otros materiales de placa compacta.

De manera más detallada, las propiedades que hacen del policarbonato una buena elección para techar sus espacios pueden explicarse de la siguiente manera:

  • Transmisión luminosa: se refiere al porcentaje de luz que entra en la construcción filtrándose a través de las placas.
  • Factor solar g: es el total de la energía luminosa que entra en el espacio. Para calcularlo, deben sumarse aquella que entra en la forma de radiaciones solares, y la energía incidente, que penetra por vía del acristalamiento.
  • Coeficiente de transmisión térmica: es la transferencia de calor del centro de la placa hacia otros puntos cuando existe diferencia de temperatura entre ellos. Cuanto menor sea esta variable, mejor será el aislamiento térmico.
  • Energía solar o efecto invernadero: se refiere a las longitudes de onda que emite el sol hacia las placas. De estas, una parte se refleja hacia el exterior y otra se conserva dentro de ella, transmitiéndose directamente hacia el interior del edificio o local. Dicha energía, que se disemina en el interior, es la que provoca el aumento de temperatura en los espacios cerrados y se conoce como “efecto invernadero”. De ahí que los aislantes funcionen conteniendo el calor e impidiendo que este se disipe.

Debido a estas características, el policarbonato es idóneo para los fines descritos, sin embargo, para evitar el calentamiento de la construcción existen otras medidas al margen de la instalación de placas de este material. A continuación enlistamos algunas:

  • Ventilar el espacio: la circulación de aire fresco, que contrarreste el aire caliente es una acción sencilla pero efectiva para lograr la temperatura deseada.
  • Instalar paneles de control solar: permiten la entrada de luz al tiempo en que limitan las radiaciones.
  • Utilizar protectores solares como estertores y celosías.

En Toldos, contamos con todo lo necesario para la construcción de techos de policarbonato y otras soluciones para su hogar y negocio. Búsquenos y aporte a sus espacios un clima agradable de manera natural sin importar la época del año.

 

Redacción

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *