¿Qué es mejor, un toldo automático o uno manual?

Al elegir toldos, además de la estética, el tamaño adecuado y los textiles, es importante decidir la forma de accionarlo: si será fijo, lo abriremos y cerraremos con una manivela lateral o si optaremos por toldos automatizados. Para ayudarte a elegir, a continuación te contaremos todo lo que debes saber.

Toldos manuales

Son toldos con un sistema de funcionamiento sencillo, que utilizan una manivela para extender o plegar la lona, son los más económicos y con una larga duración; sin embargo, los modelos grandes y pesados son difíciles de manejar manualmente.

Los toldos para negocios, ventanas de casas o departamentos pueden ser manuales debido a que las necesidades no son tan exigentes y los modelos son pequeños y relativamente ligeros. Además, el toldo no se accionará con demasiada frecuencia ya que suelen permanecer extendidos durante el día, en las horas de mayor intensidad solar y cuando llueve.

Toldos automáticos

Los modelos automatizados requieren una inversión mayor debido al sistema de accionamiento, que suele ser un motor conectado a la electricidad del inmueble, que se encuentra al interior del tubo de enrollamiento de la lona, por lo que es invisible desde el exterior y emite un ruido bajo, que no molesta al ser accionado.

Suelen ser toldos más grandes, que cubren áreas como albercas, jardines, gimnasios exteriores, entre otros lugares; además, pueden tener mecanismos de apertura o cierre parcial, para elegir el punto donde se detiene el movimiento y el nivel de sombra o de sol que se quiere tener.

Algunos modelos cuentan con un mando a distancia para subirlos y bajarlos, o para extenderlos y plegarlos con mucha facilidad, mientras que otros tienen sistemas de automatización para programar su apertura o cierre a una hora determinada del día, en caso de lluvia o sol muy intenso.

¿Qué tipo de toldo elegir?

Ambos tipos de toldos son muy estéticos, durables y brindan confort en el lugar en donde se instale, la elección dependerá de factores como:

  1. El tamaño del lugar a proteger. Los toldos más grandes son más pesados, por lo que su manejo es más simple y efectivo al ser automatizado, mientras que los toldos pequeños y automáticos son fáciles de usar.
  2. El presupuesto. Si el presupuesto es limitado, los toldos manuales son la mejor opción, aunque aquí es necesario elegir el modelo adecuado para que sea fácil usarlos.

Si buscas adquirir Toldos Residenciales o Toldos para Negocios, contáctanos. En Toldos te ayudaremos a elegir el modelo a la medida de tus necesidades.

Escritor