Problemas frecuentes en toldos retráctiles

problemas comunes toldos retractiles

Aunque los toldos retráctiles ofrecen grandes beneficios que apuntan hacia la comodidad, estética e incluso ahorro energético, también pueden presentar algunos problemas cuando no son instalados correctamente o no se les da un uso y mantenimiento adecuado.

Quizás te interese leer: INSTALA UN TOLDO Y AHORRA ENERGÍA

Pensando en ello, a continuación te presentamos una lista con las principales contrariedades que puedes tener con tu toldo y cómo evitarlas.

1. Filtraciones de agua

Existen algunos materiales textiles que debido a su baja calidad no brindan la protección necesaria y el agua permea a través de ellos. Si este es el caso de tu toldo, lo mejor es cambiar la lona con ayuda de especialistas que puedan recomendarte el más conveniente de acuerdo con el grado de exposición a la humedad.

2. Malos olores

De la mano del punto anterior, se encuentra el problema de que el sello impermeabilizante sea muy débil y que, además de ocasionar filtraciones, promueva la retención de humedad, lo que origina la formación de hongos que ocasionan mal olor e incluso pueden causar alergias en personas sensibles.

3. Averías por vientos fuertes

Sin importar la calidad de los materiales de tu toldo retráctil, siempre es recomendable cerrarlo cuando haya una tormenta o vientos intensos para evitar que se doble y se estropee. En el caso de que la estructura sea frágil, esto puede pasar incluso en situaciones normales con una simple ráfaga de aire.

4. Sensores eléctricos defectuosos

En el caso de los toldos automáticos es mejor invertir en buenos sensores en lugar de buscar ahorrar con otros de gama baja, pues a la larga estos generan más gastos en reparaciones y frustran tu comodidad, pues se apagan constantemente o se descomponen sin razón aparente

5. Motores económicos

Al igual que en el caso anterior, los motores baratos suelen descomponerse al poco tiempo de uso y, aun cuando ofrezcan garantías, esperar a que acuda el técnico a hacer las reparaciones pertinentes puede ser un verdadero dolor de cabeza. Por ello, lo mejor es contar con un aparato de buena calidad y evitar los contratiempos de tener que manipular manualmente un toldo cuya función no debe ser así.

7. Corrosión

Tanto si son manuales como si son automáticos, los toldos retráctiles pueden oxidarse fácilmente cuando los materiales de la estructura no son resistentes a la corrosión, por lo que podrían ir mostrando dificultades para desplegarse paulatinamente.

En Toldos trabajamos con los mejores materiales y podemos asesorarte en la elaboración del diseño que buscas para tu casa o negocio. Llámanos y solicita una cotización.

Redacción

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *