¿Cómo dar mantenimiento a mi techo de policarbonato?

mantenimiento techo de policarbonato

Como expertos en la instalación de techos de policarbonato, muchas veces nos han preguntado cómo darles mantenimiento para que se conserven impecables y sean más duraderos pues, aun cuando se trata de elementos arquitectónicos muy resistentes a las condiciones climáticas y la suciedad del ambiente, merecen de ciertos cuidados para permanecer en excelentes condiciones.

Pensando en ello, en esta ocasión te presentamos algunos consejos básicos para que puedas conservarlos limpios y libres de averías por mucho tiempo.

Quizás te interese leer: MANTENIMIENTO A SUS TOLDOS, COMO HACER PARA QUE DUREN MÁS

  1. Realiza limpiezas periódicas: el policarbonato es un material muy liso, por lo que el polvo y la suciedad no suele adherirse demasiado a él; no obstante, es necesario darle una limpieza de vez en cuando para mantener su brillo y transparencia. Con sólo lavar bien tu techo dos o tres veces al año es suficiente para que tenga un aspecto claro y limpio.
  2. Evita el uso de limpiadores abrasivos o alcalinos: los productos de este tipo son muy agresivos y pueden degradar el policarbonato creando manchas, irregularidades, grietas y huecos. Teniendo esto en cuenta, lo mejor es lavarlo sólo con agua en la medida de lo posible y con jabón neutro en caso de ser necesario.
  3. Por ningún motivo emplees escobas o cepillos para lavarlo: las cerdas de estos artículos, aun cuando no sean demasiado rígidas, rayan el policarbonato haciéndolo opaco y dañando irreparablemente su estética. Un paño de tela suave es suficiente para hacer una limpieza general del techo y una esponja sin fibra podrá ayudarte a eliminar manchas un poco más difíciles.
  4. Lava tu techo durante la noche: limpiarlo durante el día, cuando la radiación es muy intensa, puede dejar manchado tu techo. Así, es una mejor idea hacer esta labor a primera hora de la mañana, esperar al atardecer o cuando se haya metido por completo el sol.
  5. Seca inmediatamente después de lavar: pasar una franela o un trapo de gamuza justo después de terminar de hacer el lavado hará que la superficie adquiera un mayor brillo y transparencia.

Con estos cinco consejos básicos podrás mantener tu techo de policarbonato como nuevo y, si el que tienes ya se encuentra dañado o quieres colocar uno nuevo, en Toldos podemos ayudarte.

Te invitamos ponerte en contacto con nosotros para brindarte una asesoría personalizada y realizar el proyecto que siempre has querido para tu casa o negocio.

Redacción

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *